Santísimo

 

que he hecho yoMadre mía, pero que día este …

No se han fijado que cuando uno se queja y se queja, uno atrae más situaciones calamitosas …

No sé, a veces tengo esa impresión …

Es como si uno fuera un electroimán siendo, en este caso, la electricidad los pensamientos sumados a las emociones fuertes.

A veces quejarse es como un vicio (así como las drogas, el alcohol, el juego, etcétera.) Un vicio cultural … Pero; por otro lado, si no somos críticos, la sociedad, o nosotros mismos no avanzaríamos

Que dilema, que dilema, yo me abrazaré al equilibrio en este asunto y la templanza (espero poder encontrarla) Por los momentos a cuidar las emociones, para no maltratar al corazón.

 

 

Anuncios