Queda guardado

El “Quién soy” queda guardado en lo más profundo. (La vela simboliza la luz interior.) Asimismo pensé: Si vas a apagar todas las luces, siempre deja encendida una; aunque sea una chiquitita.

Ando con un poco de hipersensibilidad, con cierta tendencia a las emociones desbordadas, y en este momento ando buscando mi calma, mi centro . También tuve un poco más de tiempo el día de hoy, por lo que pude hacer otra ilustración a color.

Un día a la vez, sólo existe este momento, el presente.

Rodolfo Esteves Castillo

Valentia de vivir

Rodolfo vivía una vida absurda, vacía y monótona, iba al colegio de corbatín y siempre vestía de colores oscuros los fines de semana. Rodolfo tenía tan sólo unos pocos amigos formales y era muy distante, incluso con sus familiares.

Cuando cumplió 20 años hizo sus maletas, se pintó el pelo de rojo y se fue de la casa. Había ahorrado dinero desde los 9 años para ese momento glorioso. Todos estaban indignados, pero su madre estaba bastante orgullosa. – Esa capacidad de ahorro y de proyectarse al futuro, eso lo aprendió de mí- comentó con una gran sonrisa.

Sin embargo, el padre de Rodolfo le gritaba – ¡Hijo!, ¡tú me prometiste que ibas a ser matemático! –

Actualmente Rodolfo tiene 30 años, es productor y trabaja con grandes artistas internacionales. Le dio tiempo de hacer las paces con su padre, antes de que éste falleciera. Todos los años viaja con su mamá a París y van juntos a comer crepes frente a  la Catedral de Notre Dame.