Esperar

la dulce espera

Esperar puede ser hermoso y también provechoso.

Todo depende de ti ¿Tienes un buen libro? ¿Un cuaderno para dibujar y anotar tus ideas? Todo depende de ti.

Puedes gritar, patalear, indignarte, andar molesto… Pero tú, si lo deseas, tienes la opción de aprovechar tu tiempo.

Y cuando la persona que te hizo esperar llegue corriendo y con mil excusas, tú puedes sonreír y decir: “Gracias porque me regalaste un tiempo para mí”

… Y respira profundo 😉

El Sombrerero Loco

Cada vez lo veo más seguido. Lo veo en los ojos de tantas personas, en la calle, en los edificios, en los parques, en las plazas … El país necesita sanar, tiene que sanar de tanto absurdo, tanta locura, tanto desacierto.el sombrerero loco

No estoy hablando solamente de política, estoy hablando de nuestros hábitos, lo que consumimos, lo que compramos, lo que veneramos, lo que nos moviliza, lo que comemos, cómo nos comportamos, lo que aspiramos, lo que valoramos.

El Sombrerero se encuentra atrapado eternamente en las seis de la tarde, pero nosotros también somos víctimas del tiempo; es decir, de una desfigurada conciencia del tiempo.