Algunos días en casa

CAFE MENTE

Ayer tuve que salir a trabajar, vi muchas tanquetas, ballenas, cuerpos de seguridad, vi gente molesta, gente buscando comida en la basura, gente nerviosa. Ahora desde mi ventana se escucha a una persona (con un altavoz) solicitando medicinas para los heridos (Me perturba un poco porque creo que reconozco la voz – parece la de una amiga mía- ).

Algo respiré ayer por la calle y me duele la garganta. Gracias a Dios tenemos en casa jengibre, que es un antialérgico natural, también me tomé una cucharada de miel con ajo machacado (que funciona como antiséptico – que preciosos son los tesoros del conocimiento).  Me he tomado varias tazas de té de jengibre y me siento mejor. He visto cómo los caricaturistas de mi país han representado parte de lo que sucede y respeto mucho su trabajo. Yo no podría, me duele demasiado y trato de distraerme.

Terminé de leerme el libro: El cantar de los Nibelungos e hice una reseña (dejo el link aquí). Otra vez los libros al rescate, para no volverme yo loquito (no mas de lo que estoy)

La gratitud es lo que me sostiene (noble técnica entregada a nosotros por los menesteres propios de la Nueva Era) Doy gracias por la comida, por la vida, por todo lo que se me ocurre, eso alivia y fortalece mi espíritu, dándome siempre muy buenos resultados.

Sin embargo me siento un poco cansado a veces, la situación abruma y entristece, hay que luchar también por la sonrisa, pero el venezolano es de sonrisa fácil. Ojalá salgamos con bien de todo esto.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s