El viejo extraterrestre

viejo extraterrestre

Fue entonces, en medio de todo ese caos, que es el metro …

(caos por dentro al ser testigo de mis pensamientos y caos por fuera al observar esa maraña viviente, amasijo de rostros y colores apiñados por la angustia. Pero divago, retomo la idea)

Fue entonces cuando vi esa imagen de paz, en la que mis ojos y mi alma obtuvieron un breve descanso.

Era un viejo: fuerte, distinguido, tierno, silente, solo, con sus pantalones de jean, su morral de colegio, una camisa de cuadros rojos y blancos, sus zapatos de goma, su bastón ancestral de verde, dorado y madera, su rostro experto y su mirada azul que no apartaba de un libro que parecía sobreviviente a una tempestad. Quizás el viejo y libro tenían la misma edad.

Atrapado por un encantamiento no aparté mi atención de él; sentí que desencajaba con toda la escena: viejo extraterrestre ¿Qué haces aquí en el subterráneo con tu insultante calma? En esta calamidad de país ¿A quién se le ocurre irradiar tranquilidad y sabiduría, desde Plaza Venezuela hasta la estación Altamira?

Y luego sucedió que giré sobre mis talones y observé en la ventana del vagón mi propio reflejo al lado del viejo, mi corazón se detuvo. ¿Será que podré adquirir sabiduría suficiente en lo que me queda de vida para convertirme en un portador de tanta serenidad?

El metro se detuvo y el viejo -para mi sorpresa- se levantó casi sin ningún esfuerzo; entonces, salió hacía anden con la gracia y la agilidad de un adolescente (fue cuando descubrí que tenía el bastón de adorno)

Desapareció entre la gente, me sentí doblemente huérfano: Huérfano de calma, huérfano de propósito.

Anuncios

6 comentarios sobre “El viejo extraterrestre

  1. Hay una tecla que no es el “enter” pero que funciona como tal: está a la izquierda, nunca soy consciente de cuál toco, pero sé que está ahí.

    Empiezo de nuevo: Alrededor de esos seres se crea un microclima en el cual el tiempo fluye de manera diferente al resto del universo. Ser consciente de la existencia de esas peculiaridades es el primer paso para crear a tu alrededor la tuya propia. Es una percepción cuántica, quizás.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s