Santos monstruos

MONSTRUONIANO

Pero, al pasar unos minutos, me atajo, me doy cuenta, comienzo a soltar, hasta que se me pasa y me quedo más tranquilo. La bicicleta de la rabia puede seguir avanzando, pero si uno deja de pedalear, tarde o temprano se detendrá.

4 comentarios sobre “Santos monstruos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s