Santos monstruos

MONSTRUONIANO

Pero, al pasar unos minutos, me atajo, me doy cuenta, comienzo a soltar, hasta que se me pasa y me quedo más tranquilo. La bicicleta de la rabia puede seguir avanzando, pero si uno deja de pedalear, tarde o temprano se detendrá.

Anuncios